Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
  • Dossier 21

    Dossier 21

    Las Derechas en América Latina. Historia y actualidad

    Leer más
  • Dossier 20

    Dossier 20

    Herencias y exigencias. Usos de la memoria en los proyectos políticos de América Latina y el Caribe (1959-2010) 3a. parte

    Leer más
  • Dossier 19

    Dossier 19

    Herencias y exigencias. Usos de la memoria en los proyectos políticos de América Latina y el Caribe (1959-2010) 2a. parte

    Leer más
  • Dossier 18

    Dossier 18

    Herencias y exigencias. Usos de la memoria en los proyectos políticos de América Latina y el Caribe (1959-2010)

    Leer más
  • Número 27

    Número 27

    A contra viento, el pensamiento crítico, despliega ideas y quehaceres intelectuales desde el Sur

    Leer más
  • Número 26

    Número 26

    Nuestra América: riesgos, encrucijadas y esperanzas

    Leer más
  • Dossier 17

    Dossier 17

    Movimientos juveniles en América Latina: Batallas e impugnaciones de la política, la educación y la cultura excluyentes

    Leer más
  • Dossier 16

    Dossier 16

    La Educación en América Latina: lastres, inercias y retos

    Leer más
  • Dossier 15

    Dossier 15

    Derrotero de la caricatura e historieta en nuestra América

    Leer más
  • Dossier 14

    Dossier 14

    El cine comprometido de Nuestra América

    Leer más
  • Dossier 13

    Dossier 13

    Alternativas: artículos y revistas académicas latinoamericanas

    Leer más
  • Dossier 12

    Dossier 12

    Instituciones de defensa de la comunidad

    Leer más
  • ¿Qué es la Pacarina del Sur?

    Pacarina o Paqarina es una voz andina, un término quechua de tenor polisémico, que alegóricamente nos ayudará a expresar nuestras ideas, sentires y quehaceres. En Sudamérica, la pacarina es multiforme, es decir, una y diversa. Signa y simboliza el amanecer, el origen, el nacimiento y el futuro...
    Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13

El grupo Valhalla 88: la construcción de un movimiento nacionalsocialista en Brasil

El grupo Valhalla 88: la construcción de un movimiento nacionalsocialista en Brasil

The group Valhalla 88: construction of a national socialism’s movement in Brazil

Grupo Valhalla 88: construindo uma movimento nacional-socialista no Brasil

Guilherme I. Franco de Andrad y Diana Milena Heck

RECIBIDO: 13-09-2016 APROBADO: 09-11-2016

Resumen

Resumen: Se pretende investigar en el artículo las cuestiones raciales presentes en la ideología nacionalsocialista profesada por el grupo Valhalla 88. El nazismo, en su ideología, tiene como elemento principal el arianismo (eugenesia), es decir, la “purificación de la raza”, pues solo el “pueblo elegido” tendría “derecho” de gobernar el mundo por su “superioridad racial”, así entendida por Adolf Hitler. El grupo Valhalla 88 busca diseminar la ideología nacionalsocialista y su lectura tiene como objetivo ampliar y adaptar tales ideas, para que se presenten como alternativa política.

Palabras clave: Extrema Derecha, Nacionalsocialismo, Neonazi, Brasil.

 

Introducción

El aparecimiento de movimientos neonazis y neofascistas en Brasil, según la investigadora Marcia Regina Costa (1993), los denominados skinheads[1], tuvieron influencia de los grupos que surgieron en Inglaterra, en la década de 1960 y, posteriormente, algunos grupos serían influenciados por la doctrina nacionalsocialista y adoptarían posturas basadas en el neonazismo europeo.

Los primeros investigadores sobre el neonazismo en Brasil, como Luiz Roberto Lopes, Paulo Vicentini, Marcia Regina Costa y Helena Salem, creen que la estagnación económica en el país y la incertidumbre política durante el periodo de redemocratización crearon condiciones materiales para que los movimientos extremistas, como el neonazismo, pudiesen emerger. Brasil, en la década de 1980, exhibía un escenario semejante al de Inglaterra en la década de 1960. El país pasaba por un proceso de transformación de la clase operaria, crecimiento de los movimientos sindicales, en medio a la reapertura política, amnistía y democratización. El clima político en que la sociedad estaba envuelta era de instabilidad. Algunos jóvenes, sin perspectiva de futuro y frustrados con la falta de posibilidades y ascensión social, en medio a los cambios del capitalismo (inicio de la globalización y desarrollo del neoliberalismo), encontraban consuelo en grupos conservadores. Esta situación de descontentamiento favorecía el crecimiento de grupos juveniles con una ideología conservadora.

En Brasil, varias investigaciones buscaron apuntar los principales motivos para el surgimiento de los movimientos de extrema derecha a partir de los 90. De acuerdo con el historiador Luiz Roberto Lopes (1992), en su libro Do terceiro Reich ao Novo Nazismo, el surgimiento de los grupos neonazis corresponde a casos aislados. Serían grupos pequeños con poca expresión política, que no comprendían el mundo en que vivían y buscaban, a través de las manifestaciones en grupo (pintar esvásticas y pelear con otras pandillas), una forma de llamar la atención y de chocar la sociedad. En las palabras de Lopes, el neonazismo no tiene fuerza suficiente para causar preocupaciones en cuanto movimiento reaccionario:

Así como el nazismo en sus tiempos áureos no fructificó en Brasil, los neonazis actuantes hoy en día también no deben nutrir muchas esperanzas de expansión. Hay quien se impresione con las esvásticas pintadas en paredes. ¿Pero eso prueba una supuesta fuerza de los neonazis, o alguna conspiración subterránea? (LOPES, 1992, p. 146 – traducción de los autores).

 

Así, según Lopes, en el inicio de los 90, los grupos no presentaban propuestas políticas concretas, no siendo posible la ascensión de los mismos en Brasil, pues, para él, en la historia del país, el fascismo no tuvo respaldo político:

 

Hay siempre una parcela de imprevisibilidad en el futuro de los movimientos como el neonazi. En Brasil, nada autoriza a pensar que él va más allá de nostalgias de viejos, del entusiasmo confuso de algunos jóvenes y de los difusos temores que determinados individuos nutren en relación al judaísmo. Eventualmente, sus integrantes podrán provocar agresiones aisladas, restrictas a la órbita del interés policial o judiciario. La derecha brasileña, en su todo, nunca necesitó de un fascismo “clásico” para asegurar sus posiciones (LOPES, 1992, p. 146 – traducción de los autores).

 

Los neonazis en Brasil pueden ser grupos pequeños, pero mismo sin mucha expresión o programa político concreto para la tomada del poder en el país, están estructurándose a cada día y están más organizados actualmente. En las palabras de Helena Salem, también parece no haber motivos para preocuparse en demasía:

 

Los neonazis pueden estar más organizados y estructurados en todo el mundo que desde hace una década, pero aun así no pasan de pequeños grupos, comparados con las demás fuerzas políticas en los respectivos países donde actúan. Pero ni por eso son menos peligrosos. Sobre todo si llevamos en cuenta que constituyen parte de una realidad histórica y filosófica mucho más amplia. Una realidad de intolerancia, de rechazo a las diferencias, tal vez endémica a la propia historia de la humanidad (SALEM, 1995, p. 37 – traducción de los autores).

 

En relación a las literaturas presentadas arriba, es necesario enfatizar que regímenes políticos autoritarios hacen parte de la historia de Brasil. Tanto el Estado Nuevo, como la Dictadura Militar pueden ser caracterizados como regímenes bastante autoritarios, con algunos elementos concretos del fascismo. Además, observamos, en la actualidad, que movimientos con directrices próximas al ideal neonazi están se desarrollando en Brasil. En ese sentido, podemos datar las buenas perspectivas resaltadas por Lopes (1992) y Salem (1995), en la medida en que eses estudios fueran realizados en el inicio de la década de 1990, cuando el escenario estaba menos preocupante. Pasados veinte años en relación a los primeros estudios, percibimos que los grupos de orientación ideológica neonazi (mismo que no tengan evolucionado lo suficiente para conseguir puestos políticos) hoy presentan un rol de cuestiones ideológicas y de propuestas más concretas, además de la intensificación de sus actividades y un visible aumento en el número de representantes. Todo eso implica en mayor complexidad en las formas de articulación, abordaje y manifestación social.

 No solo grupos neonazis que han emergido y crecido considerablemente en el contexto brasileño contemporáneo. A partir del año 2000, observamos una intensa radicalización de ideales conservadores, expresos también por otros grupos, como los partidos conservadores cristianos y del nuevo integralismo. Según Caldeira Neto (2012), hoy tenemos tres nuevos grupos integralistas actuando en Brasil: la Frente Integralista Brasileña (FIB), el Movimiento Linearista Integralista Brasileño (MIL-B) y la Acción Integralista Revolucionaria[2].

Las producciones sobre el neonazismo durante la década de 1990 abordaron más las cuestiones que involucran su surgimiento como fenómeno político de pequeños grupos aislados, porque las pocas movilizaciones e informaciones de los grupos, en el inicio de los 90, no han permitido que se profundizasen con mayor rigor a la ideología de los diferentes grupos, pues se trata de un periodo de construcción y maduración de ideas. Los estudios de los grupos neonazis, en el inicio, estaban pautados en sus influencias, sus comportamientos y sus diferencias con otros grupos radicales. No hubo una explotación mayor de la cuestión de la ideología en sí, en parte por ella se desarrollar a partir de los años 2000 hasta los días actuales. 

Los neonazis en Brasil, en lo que toca a la cuestión racial, presentan varias divergencias. Algunos grupos, como los Carecas do Subúrbio y skinheads tradicionales, según Costa (2000, p. 145), son confundidos con grupos neonazis, pero son apenas radicales ultranacionalistas. La mayoría de los grupos rechaza el prejuicio étnico, aunque eso no los excluya de la aversión a los homosexuales, comunistas y judíos. Este es el punto principal que separa completamente los grupos, para que exista un análisis concreto, no confundiendo grupos fascistas y nazis.

La cuestión racial es uno de los puntos que diferencia el nazismo de otros regímenes autoritarios. La supremacía de la raza aria durante el nazismo era comprehendida como cuestión primordial. Ella es la base para el “desarrollo” y la “garantía del futuro” de la sociedad aria.

En los grupos que se afirmaban nacionalsocialistas, el racismo esta camuflado dentro de la ideología.  

 

Las teorías raciales del grupo brasileño Valhalla 88

Los neonazis del Valhalla intentan decir que el nacionalsocialismo no es racista y que cualquier teoría sobre eso es absurda. De esa manera, tal caracterización sobre el prejuicio de los nazis sería una imagen creada por la red sionista para la desmoralización del movimiento (ALGUMAS…, 2012b), creando, así, la aversión de la población en relación a cualquier idea de origen nacionalsocialista. El concepto de raza desarrollado por los nazis es basado en las teorías eugénicas de David Lane, Alfred Rosenberg, Walter Darré[3] y del libro Mein Kampf, de Hitler. Ellos creen que la cultura y la superioridad racial son pasadas a través del DNA y por la sangre.

Aunque el concepto de raza esté ultrapasado y a pesar de ser facto ampliamente acepto que los diferentes modos y costumbres de vida se deben al ambiente cultural, económico y social, el Valhalla cree que la raza sea manifestación del trabajo de milenios de la evolución natural y creación de la diversidad humana. En los términos de ese discurso, la raza equivale a la manera por la cual la naturaleza se manifiesta en nosotros (RELACIONANDO-SE…, 2012e). Las principales rotulaciones de los neonazis en referencia a las razas “inferiores” son resultado del prejuicio que el Estado no consigue superar, como el aumento de la criminalidad, del desempleo y del control de la inmigración, que es el tema preferido de los neonazis, o sea, detener la migración de las personas que vienen del nordeste del país (RELACIONANDO-SE…, 2012e). 

Basados en las lecturas raciales y en la discusión sobre las diferencias entre las etnias, los neonazis creían que el fruto de una relación de mestizaje sería una plaga, un virus que entraría en la corriente sanguínea, que corrompería y destruiría el trabajo de selección natural (RELACIONANDO-SE…, 2012e). Delante de eso, para la supuesta sobrevivencia del grupo y su preciosa “raza”, es necesario cultivar la herencia de sus antepasados, histórica y culturalmente.

Los neonazis creían que cumplir con tales servicios de preservación de la especie sería colaborar con la evolución del mundo y de la naturaleza, basándose en el darwinismo social, que dice que apenas los más fuertes sobrevivirían (RELACIONANDO-SE..., 2012e). El nacionalsocialismo supuestamente predicaría el respeto entre otros pueblos, desde que exista respeto a su cultura. De esa manera, el nacionalsocialismo pone como primordial atestar la sobrevivencia de los pueblos caucasianos, y, para asegurar la sobrevivencia, tanto racial cuanto cultural, se incentiva el matrimonio, así como cualquier otra unión, apenas entre semejantes. Al mismo tiempo, tenemos pruebas incontestables de que el nazismo jamás respetó cualquier tipo de diferencia. Además, la diferencia causa miedo, por eso la sustentación de la teoría segregacionista (ARENDT, 1989, p. 84)

El principio de la sangre es más una demostración de las posibles atrocidades que los nuevos nazis prometen. La defensa de la sangre y de los genes será más un capítulo en búsqueda de la “limpieza”, donde el exterminio de enfermos e “inferiores” será en nombre de la “salvación mundial” todo en búsqueda del perfeccionamiento, de la eugenesia. 

Otra característica mantenida por los neonazis, que está vincula al nazismo clásico, es el odio a las minorías étnicas, a los judíos y a los homosexuales, que volvieron a ser los perseguidos. Los homosexuales son considerados aberraciones, porque actuarían contra las leyes de la naturaleza. La novedad en esos grupos son los ataques contra los nordestinos. Ellos se vuelven las mayores victimas del odio y de las agresiones, tanto morales cuanto físicas. El motivo para la adopción de la práctica de segregación racial está conectada al orden económico, o sea, como en Brasil, por cuestiones históricas, grande parte de las clases operarias, de los trabajadores y de los pobres, son descendientes de africanos, nordestinos y mestizos, por cuestiones de higiene y de belleza aria, tales grupos son caracterizados como “sub-raza”. 

En relación al darwinismo social (DARWIN, 2000), sobre la evolución natural de las especies, influenciaron las teorías de la eugenesia. El investigador Francis Galton defendía la tesis de que la cultura y el conocimiento eran resultados de la transmisión genética y no de factores ambientales, sociales y económicos. Según la historiadora Diwan (2011, p. 40), la teoría de Galton postulaba que la raza aria poseía el derecho de dominar la sociedad, pues sería en las clases dominantes que se concentraban las mejores cualidades genéticas y los socialmente superiores serían los herederos de la acumulación cultural depositada en sus genes (DIWAN, 2011, p. 40). Ese “tesoro genético”, primoreado por la naturaleza, a través de siglos y siglos, perfeccionando la selección natural de los más “aptos”, era lo que permitiría a los arios el control de la sociedad. 

La teoría de la herencia se basaba en el principio de que la cultura ancestral estaría depositada en la sangre y cuándo su primogénito naciese adquiriría su cultura a través de los genes heredados. En este sentido Galton apenas evaluaba la cuestión genética, dejando de lado las implicaciones económicas y sociales que existían. El grupo Valhalla 88, basado en las teorías de eugenesia de Galton, afirma que la herencia cultural se debe a nuestros antepasados. El origen, los valores y la moraleja, así como el amor por la tierra, estarían presentes en la sangre y las personas que conviviesen en un mismo lugar, bajo la misma cultura, se reconocerían en cuanto comunidad (RELACIONANDO-SE…, 2012e), pues ellos, según el grupo, se emanciparían del sentimiento del individualismo, actuando y pensando de manera semejante.

Esos pensamientos formaban las bases del nacionalsocialismo y fueron moldados a través de la idea de la eugenesia y de la Supremacía Racial. La eugenesia, según Goodrick-Clarke (2004), fue la principal arma utilizada por el nazismo para afirmar que los alemanes tenían el derecho de dominar otras razas. Las teorías que influyeron y fundaron la eugenesia son más antiguas que el nacionalsocialismo. El mito de la raza superior no fue creado primeramente por Adolf Hitler. La política de exterminio no fue una idea autentica del III Reich, así como las evoluciones de las especies, que partían de investigaciones y trabajos supuestamente científicos, hechos a partir del siglo XIX. El antisemitismo también no fue una invención genuina del nacionalsocialismo. La idea existe, históricamente, desde la Edad Media. 

Las nuevas teorías raciales utilizadas por el grupo Valhalla 88 son construidas a partir de los 80, principalmente en los Estados Unidos y en Europa. Uno de los destaques mencionados por el grupo en su sitio es el supremacista racial David Lane (1938-2007). Durante su vida, él defendió que la raza blanca estaría en extinción y propuso que la misma se aislase del mundo, organizándose en haciendas o sociedades segregadas (GOODRICK-CLARKE, 2004, p. 33). Sus frases se tornaron conocidas y utilizadas como slogans por los grupos y hoy son referencia en la forma de identificación de los grupos raciales y neonazis (GOODRICK-CLARKE, 2004, p. 35). Después de manifestaciones o producciones de artículos, los grupos neonazis utilizaban los números 14/88. El número 14 hace referencia a las catorce palabras de David Lane: - “debemos asegurar la existencia de nuestro pueblo y un futuro para los niños blancos”[4] -, y el número 88 corresponde al nombre de Adolf Hitler, según el orden del alfabeto. 8 sería la letra “H” y los dos números, 88, se refieren al saludo nazi “Heil Hitler”.

En su historia, David Lane presenta una larga trayectoria en movimientos radicales. En su primera participación en grupos extremistas, Lane entró en la nueva Ku Klux Klan (KKK), en la provincia de Colorado. Después de su entrada en la KKK, Lane fue más allá y organizó, en Denver, un selecto grupo de personas, que él nombró como Caballeros de la KKK, en 1979. Cuando percibió que la KKK actuaba en las sombras de la sociedad, procuró otro grupo donde pudiese llevar y divulgar su lucha. Fue cuando entró en el grupo separatista y terrorista Nación Aria, en 1981[5]. En uno de los congresos de la Nación Ariana, Lane conoció a Robert Jay Mathews y, posteriormente, ambos fundaron el grupo terrorista El Orden, en 1983. Con su nueva organización, Lane pasó a escribir sobre su ideología supremacista, incitando el odio a las minorías étnicas y criticando abiertamente el estado de bien estar social, defendiendo que el Estado Norte Americano sostenía los negros y los latinos, dejando los americanos blancos morir en la miseria. Su nuevo grupo, El Orden, después de poco tiempo de formación, actuaba como milicia, extorsionando dinero, asaltando propiedades y tiendas de armas. Los robos sumaron, aproximadamente, 4 millones de dólares. En 1984, Lane fue preso y El Orden fue prohibida de actuar en los E.E.U.U. Él fue acusado de asesinato de dos personas, de amenaza de bombas en sinagogas y de formación de grupo terrorista. Durante su vida en la cárcel, Lane se dedicó a escribir libros sobre la supremacía aria, ciencias políticas y sobre la extinción de la población blanca (GOODRICK-CLARKE, 2004, p. 37).

El grupo Valhalla 88 presenta aspectos interesantes relativos a su ideología racial. En un primer momento, se afirma como grupo nacionalsocialista, buscando deconstruir, según ellos mismos, cualquier alegación de racismo y xenofobia. Ellos buscan exponer su concepción de mundo, como entendimiento de la sociedad actual, a partir de las cuestiones de las diferencias raciales, del convivio entre diferentes razas en un mismo espacio geográfico, es decir, la demonstración del darwinismo social y las afirmaciones de las cuestiones biológicas como siendo verdaderas, como la cuestión del desarrollo, de las diferencias y la purificación de las razas, o sea, el desarrollo de la eugenesia.

En según lugar, las ideas de David Lane sobre la extinción de la raza blanca son utilizadas para justificar la propia existencia del grupo, siendo, de esa manera, no apenas una ideología, sino una forma de sobrevivencia. Con el desarrollar de la ideología, se queda evidente que las contradicciones entre la presentación del grupo y las justificativas para su existencia y relevancia ocultan, supuestamente, la real intención del grupo, que es el dominio de la raza blanca.

De las fuentes utilizadas por los neonazis para justificar la segregación racial, el principal libro utilizado por ellos fue Mein Kampf (Mi lucha), de Adolf Hitler. En ese libro, Hitler desarrolló sus teorías políticas, su concepción de mundo, bien como las cuestiones relativas a los conceptos de pueblo y raza. A partir del libro, él construyó el programa partidario nacionalsocialista y expresaba posiciones políticas contrarias a la democracia, extendiéndola como una fuerza desestabilizadora, en la medida en que ponía el poder en las manos de las minorías étnicas, que tendrían incentivos para debilitar y desestabilizar el gobierno, o sea, el mismo estaría bajo el control de los judíos. Para él, el poder centralizado, fuerte, sin oposición, con apenas algunos individuos comprometidos con la causa, sería la formula cierta para el desarrollo de un país. 

El punto más importante para el análisis del libro escrito por Hitler es la cuestión de la superioridad de la raza aria. La teoría defiende que la raza es maestra, superior a las demás. El nazismo, según Hitler, defiende que una nación es la máxima creación de una raza, o sea, el desempeño de una nación sería el reflejo del desarrollo étnico. Consecuentemente, las grandes naciones (literalmente) significarían la creación de grandes razas. La teoría, según Hitler, propone que las grandes naciones lograron tal nivel de progreso debido a su poder militar e intelectual y que estas, por su vez, tendrían se originado en culturas civilizadas, que serían creadas por raza de buena salud (pura), natural (homogénea), con trazos agresivos (xenófobos), inteligentes (capitalistas) y valientes (asesinos). Las naciones más débiles serían, entonces, aquellas creadas por razas impuras, o sea, que no presentan la totalidad de individuos de origen única.

 

El sitio web Valhalla 88

Uno de los principales grupos neonazis hoy en Brasil es el Valhalla 88[6]. Partiendo de la propia identificación vehiculada por el grupo, él se nombra como siendo nacionalsocialista[7], buscando presentarse como movimiento serio, académico e intelectual, es decir, el contrario de los tradicionales grupos skinheads y neonazis. El Valhalla 88 tiene poca militancia. Raramente vemos sus miembros en las calles o peleando y llamando la atención de la sociedad. El sitio web, sus artículos y su contenido no pertenecen a una persona física, no hay un autor especifico. Es firmado apenas por el grupo, pues eso garantiza el anonimato y preserva la integridad de los miembros. Como ellos actúan a través de la internet y en sitios hospedados en el exterior, consiguen mantenerse lejos de los ojos de la justicia brasileña (VALHALLA 88, 2012).

Las nuevas tecnologías, seguidas de inserciones de la internet en el cotidiano de la población como medio de acceso a la información y comunicación, transformó el ejercicio de la libertad de expresión. Esto posibilitó a las personas, mismo que en proporciones limitadas, tener voz y divulgar sus opiniones. Las más diversas formas de manifestación pueden ser vistas a través de la internet: tal instrumento ganó gran repercusión, tanto que diversos temas como la política, elecciones y deportes están inseridos en las discusiones en las redes sociales. A partir del crecimiento de su utilización y sus diferentes usos, la internet gana atención del punto de vista académico, pues la red proporcionó un aporte casi inagotable de nuevas fuentes. Según el investigador Fabio Chang de Almeida:

 

La red mundial de computadores se tornó una herramienta de comunicación poderosa, debido a la facilidad de acceso y a la amplitud de cobertura de nueva tecnología. Un ordenador conectado a la internet es un eficiente instrumento para el cambio de informaciones en escala global. Con la popularización en escala mundial, se creó un nuevo espacio de la sociabilidad: el ciberespacio (2011, p. 12 – traducción de los autores).

 

Además del ciberespacio ser un locus para la promoción de la libertad de expresión y de derechos humanos, el ambiente virtual también se revela facilitador para violaciones de otros derechos fundamentales debido a los factores de anonimato, invisibilidad y sensación de impunidad. El crecimiento de la extrema derecha y del neonazi en Brasil puede ser verificado cuando investigamos en sitios de búsqueda la palabra nacionalsocialismo: luego tenemos acceso a cientos de referencias. En estudio realizado por la investigadora Adriana Dias (2007, p. 35), hoy aproximadamente cerca de 150 mil brasileños visitan mensualmente más de cien páginas con contenidos nazis. Según Dias, del total, 15 mil son líderes y coordinan las incitaciones de odio en internet. Los grupos serian pequeños. Según la autora tendrían entre 15 a 20 personas. En 2007 la autora afirma que el sitio Valhala obtuvo más de 200 mil accesos en un único día:

En Brasil, crímenes de odio racial aún son precariamente condensados en datos específicos, muchas veces caracterizados apenas como lesión corporal, injuria o hasta homicidios y no destacamos como crímenes de racismo, aunque la Constitución Brasileña de 1988 o prevea como imprescriptible e inafianzable. Aun así, las estadísticas de los movimientos anti raciales apuntan para el facto de que por lo menos noventa mil personas estén directamente envueltas en grupos neonazis, cerca de la mitad apenas en Santa Catarina. El mayor sitio neonazi brasileño, el Valhala tiene su sede en Santa Catarina y alcanzó la significativa marca de 200.000 visitas diarias antes de ser retirado del aire, en agosto de 2007 (DIAS, 2007, p. 35 – traducción de los autores).

 

La autora aun dice que el sitio del grupo:

[...] considerando apenas el Valhala 88, por ejemplo, sus más de mil quinientas páginas equivaldrían a diecisiete sitios web medianos, si llevarnos en cuenta todos los sitios web y cerca de cincuenta si desconsiderarnos los grandes portales. La red racista es, por lo tanto, muy expresiva en tamaño: los sitios web se reproducen a los millares y la gran mayoría ocupa espacio de decenas de ellos (DIAS, 2007, p. 94 – traducción de los autores).


Hablando específicamente sobre el Valhalla, el nombre hace referencia a la mitología nórdica. Se trata del lugar donde los guerreros vikings eran recibidos después de morir con honor, en batalla. En la página de apertura del antiguo sitio web era posible ver claramente la apología al nazismo por medio del Fénix agarrando la esvástica con la siguiente frase: “No somos los últimos de ayer, somos los primeros de mañana[8]”.

Siguiendo de una introducción donde buscan hacer las presentaciones, bien como dar las motivaciones para la creación del movimiento, observamos que el discurso es como lo de la gran mayoría de los movimientos neonazis de hoy, buscando la “verdad”, los “enemigos” y el “sistema”. Esos términos son utilizados para embazar las discusiones sobre el revisionismo histórico. La forma de deformar la verdad e incorporar el papel del “justiciero”, como si la realidad estuviera camuflada y las personas ciegas, manipuladas por un sistema, a nuestra mirada, es el modo más fácil de atacar y desviar el enfoque de las verdaderas intenciones del grupo. El inicio de la presentación es siempre basado en las “injusticias” que el nacionalsocialismo “sufriría” por las “manipulaciones” de los medios de comunicación. 

El Valhalla 88 es contra el sionismo internacional, contra el poder del capital y contra la mentalidad burguesa individualista, pero en los artículos escritos percibimos que ese discurso es contradictorio. En primer lugar, porque tenemos conocimiento que el nacionalsocialismo del III Reich fue tan capitalista cuanto cualquier otro país europeo de la época (con excepción de la Unión Europea). Desde el inicio de la trayectoria política de Hitler, el crecimiento del nacionalsocialismo en Alemania se debe a la sociedad con Ernst Hanfstaengel[9].  Fue a través de Hanfstaengel que Hitler conoció Herman Goering y la burguesía alemana. El miedo del comunismo y una crisis económica en escala mundial, causada por la caída de la Bolsa Americana, contribuyeron para que el nazismo consiguiese el apoyo de las elites de la región de la Baviera y de la grande mayoría de la clase media, principalmente como forma de contener el socialismo en Alemania (ARENDT, 1989, p. 455).

El sitio web del grupo está siendo, en los últimos años, el principal medio de comunicación y diseminación de la ideología nombrada como nacionalsocialista en el país. Como se ve en una decena de otros sitios web, sus artículos están disponibles para consulta y divulgación de la doctrina. En la última década este sitio web pasó por diversos servidores y es constantemente bloqueado por la Policía Federal. Como de costumbre, ellos hospedan sus sitios web en servidores internacionales, dificultando el trabajo de los órganos responsables por el combate al racismo y apología al nazismo. Durante la investigación, constatamos que el grupo ya posee tres direcciones electrónicas en los últimos cuatro años y, mismo así, presenta agilidad sorprendente para, en pocos días, construir un nuevo sitio web.

El sitio web es compuesto de una introducción, en la cual el grupo expone la necesidad de la exposición del artículo Líneas Generales (LINHAS…, 2012h), que demuestra su concepción de mundo. Para el grupo, al artículo nasce con el objetivo de, supuestamente, esclarecer las personas, principalmente aquellas que poseen un poco de conocimiento sobre el “verdadero” nacionalsocialismo. La introducción es una carta direccionada para quien no tiene o tuvo la oportunidad de estudiar a fondo el nazismo, pues, según lo(s) autor(res), la versión oficial de la Historia no permite que sean retiradas conclusiones justas. La introducción también busca el apoyo de la oposición, de los grupos socialistas y neoliberales, pues estos también fueron engañados por el sionismo internacional, presentando entonces la tesis de que los enemigos también son manipulados por las distorsiones que son presentadas por la “dicha” historia oficial (LINHAS…, 2012h).

 

La ideología y la concepción de mundo del Valhalla 88

Según el grupo Valhalla, el nacionalsocialismo fue, durante años, perjudicado y sistemáticamente perseguido por los medios sionistas, pues, de acuerdo con el argumento presentado, la ideología defendida por ellos libertaría las personas de las “corrientes” de la esclavitud de la sociedad capitalista (PROPAGANDA…, 2012). El nacionalsocialismo es expuesto de tal manera que, si el sistema intentase perjudicar su imagen, de modo que las informaciones conocidas por las personas fuesen propagadas para combatir la ideología, los vehículos de comunicación, según el autor, serían las formas encontradas por los sionistas y por la burguesía capitalista para manipular las masas (PROPAGANDA…, 2012). El discurso pide a los lectores el derecho de “iluminar” y “esclarecer” la “verdad” sobre el nazismo:

 

Durante todo el siglo XX nunca fue dado a los Nacionalsocialistas el derecho de defensa u oportunidad de un debate democrático y justo. Fuimos perseguidos en diversos países alrededor del mundo, nuestras ideas fueran destorcidas para nos tornar repulsivos, manipularon y falsificaron factos históricos para impedir personas de carácter de conocer la verdad (PROPAGANDA…, 2012 - traducción de los autores).

 

Los neonazis piden al mundo que el “derecho de defensa”, la oportunidad de un “debate democrático”, tan democrático cuanto fue la Alemania de Hitler, donde se veían persecuciones implacables y el genocidio de compatriotas alemanes, comunistas, socialistas, homosexuales, portadores de necesidades especiales, gitanos y judíos.  De modo general, los adeptos del grupo Valhalla parecen creer firmemente que la mayoría de los crímenes contra la humanidad, por los cuales Hitler y el nacionalsocialismo fueron juzgados, fueran invenciones completas o parciales, lo que implicaría en una condenación injusta, para los defensores del nazismo. Para diferenciar lo que es predicado por los miembros de este grupo, es necesario exponer el punto de vista de los autores del artículo. En este sentido, es preciso afirmar que creemos que la noción de verdad del grupo consiste en una falsa retórica, que tiene una intención de generar duda en personas que no tienen conocimiento sobre los horrores nazis, confundiendo el raciocinio, presentando determinadas informaciones para intentar desinformar con liviandad.

Los miembros del grupo Valhalla 88, en sus textos, intentan poner en cuestión el conocimiento histórico de las personas, al desencadenar un discurso basado en las posibles distorsiones que el nazismo sufrió durante los años 60. Ese discurso, según la antropóloga Adriana Dias (2007, p. 39), está basado en las obras revisionistas que procuran negar la responsabilidad del régimen nazista. Desde el punto de vista histórico y académico, es poco probable que consigamos aceptar el cuestionamiento de los crímenes contra la humanidad cometidos por oficiales nazis, llevando en consideración que fue ampliamente debatido e investigado, incluso con base en registros oficiales del propio régimen nazista que documentaba burocráticamente los “hechos” contra la población considerada impura e inferior.

La propuesta de la organización del sitio web del Valhalla 88 es poner en evidencia las principales cuestiones que rodean el nacionalsocialismo. Esos tópicos funcionan para simplificar la organización del contenido a ser tratado. La división de los temas tiene como propósito, según el (los) autor (es), demostrar la concepción histórica, las críticas al capitalismo y a la sociedad en general y también sirve para separar el nacionalsocialismo de comparaciones con otras ideologías.

De modo general, los neonazis teorizan la destrucción del sistema vigente (veremos que su propio discurso es contradictorio) (O NACIONAL…, 2012). Para dar mayor enfoque a la discusión y se desvincular de la derecha[10], el Valhalla utiliza ejemplos los como de la Revolución Rusa:

En los tiempos de la Rusia Czarista, los bolcheviques, por representaren un movimiento revolucionario, se encuadraban a la izquierda, pero, al asumir el poder en 1917, dejaron de representar cualquier revolución para tornarse la situación, así siendo, todo tipo de oposición seria a la izquierda, en cuanto los marxistas serían conservadores de su régimen (O NACIONAL…, 2012 - traducción de los autores).

 

Según el autor, el nuevo nazismo busca la destrucción total del sistema existente. Entonces, en su concepción, el nacionalsocialismo es de izquierda, aunque deje evidencias que la manutención del capitalismo continúa siendo la esencia de su plan político. La gran discusión para el crecimiento del movimiento es que el nacionalsocialismo paralizó en el tiempo y continua a vivir en la década de 1930. Llevando en consideración los cambios del mundo actual, se critica el conservadorismo de los grupos de extrema derecha delante de otros partidos, que se desarrollaron y continuaron evolucionando y adaptándose a las necesidades de su tiempo. El nazismo, para el grupo, debe enfocar en las cuestiones actuales y en los problemas del presente (O NACIONAL…, 2012)

Las principales cuestiones apuntadas como siendo los problemas del presente tienen relación con la globalización y las políticas neoliberales:

 

Consideramos el Mundo Moderno y la actual “civilización” occidental como nuestros mayores enemigos. Se constituye de una sociedad absolutamente materialista y capitalista con una filosofía burguesa e individualista. Un imperio construido por el interés y por el egoísmo. Un imperio no construido para el Pueblo, no un imperio cultural o espiritual, pero un Sistema formado por oligopolios, monopolios, grandes corporaciones y medios de comunicación de masa enfermos financiados por un estado inmoral y antinacional que protege los intereses de los poderosos y del Sionismo (O NACIONAL…, 2012 - traducción de los autores).

 

La solución para el grupo es la destrucción total del mundo moderno. La modernidad es considerada una era de decadencia. La culpa sería del sistema capitalista, por “exterminar” una “cultura” (la germánica) de milenios (O NACIONAL…, 2012). La cultura concebida a partir de la cultura germánica que Adolf Hitler intentó emplear es la del Arianismo y de la segregación racial. Suena curiosa la postura de los neonazis en se afirmaren en cuanto defensores de una cultura que ellos poco conocen. Ellos están habituados a la cultura que fue creada por los inmigrantes europeos en Brasil. Tanto la cultura, como la lengua, por lo tanto, fueron modificadas y parte de esa apropiación cultural es utilizada para la legitimación del poder o como práctica regionalista, muchas veces para atraer turistas o para fines comerciales. Además, según Herf (1993, p. 217):

Hitler fue el primer líder político del siglo XX a usar ampliamente el avión. La radio difundía su voz y los coches aceleraban con él sobre la Autoban. Sus charlas con los colegas, editadas como las “conversas de mesa”, nos revelan la fascinación por los detalles de la tecnología militar. Su aceptación de la tecnología como una expresión de voluntad aria estaba plenamente afinada con el rechazo del iluminismo y de las consecuencias sociales de la revolución francesa y de las revoluciones industriales. (traducción de los autores)

 

La cultura predicada y divulgada por el nacionalsocialismo era basada en una construcción de lo que debería ser el “germánico”, pues Alemania, antes de la unificación, no presentaba una cultura única y homogénea. La misma abstracción del nacionalsocialismo puede ser observada en el neonazismo en Brasil. El Valhalla 88 busca rescatar una “cultura” que jamás se consolidó y parte de la idea romántica de la superioridad alemana construida en el siglo XIX, y que fue retomada durante el III Reich.


Durante el gobierno nacionalsocialista, tanto Hitler cuanto Goebbels, procuraron relacionar la cultura germánica con el avance de la tecnología para la demonstración de la superioridad intelectual y también el desarrollo tecnológico de las industrias armamentistas (HERF, 1993, p. 217). En Brasil, por la extensión territorial y, principalmente, por el número de ciclos inmigratorios durante centenas de años, se presenta, en cada pequeña región, hábitos y costumbres diferentes, siendo muy difícil afirmar hoy una cultura “brasileña” que defina la mayoría de la población.

Al rechazar la tesis de que el nacionalsocialismo sería de derecha, el grupo intenta se desvincular de otros partidos de derecha, con acusaciones de que son odiados por la derecha, pues estos colaborarían con la burguesía y defenderían el individualismo (PROPAGANDA…, 2012). El nuevo nazismo afirma ser el fin de la era de decadencia del mundo moderno, para el inicio de un imperio de prosperidad, renovación de un tiempo, el Año Zero:

Abandonamos la mentalidad burguesa y egoísta incompatible con nuestra naturaleza colectivista. Iremos implantar el verdadero orden Nacionalsocialista. Somos los únicos que luchan por la edificación de la grandeza espiritual del Hombre y lo ponemos frente a los intereses del capital y del espíritu egoísta. No luchamos solo por pan, pero por la creatividad y libertad (SALVE…, 2012 - traducción de los autores).

 

El neonazismo predica que las definiciones de la izquierda y de la derecha están superadas, pues no tendrían significado para ellos. Esos tipos de rotulaciones solo servirían para una pretensa oposición masacrar y continuar a difamar el movimiento, que se recusaría a participar de la “dictadura del dinero” y de las fuerzas “sionistas internacionales” (SALVE…, 2012). En búsqueda del refuerzo, los neonazis quieren alianzas con los enemigos. Ellos afirman que, si es preciso, colaboraran con grupos ideológicamente diferentes, pero que quieren igualmente la destrucción del sistema (PROPAGANDA…, 2012).

Para el grupo que pretende destruir la sociedad actual, las exigencias son contradictorias. Como vimos en las cuestiones arriba, la abolición del dinero obtenido sin trabajo y sin esfuerzo es un critica a la política de bienestar social y al asistencialismo de los gobiernos (neo) liberales. Abogan a favor de la nacionalización y de la participación en los lucros de las grandes empresas. Para un grupo que defiende valores colectivos, mantener las grandes empresas y querer participación en los lucros demuestra que tienen un discurso demagogo. El lucro es uno de los principales pilares del mundo capitalista, pues él es el resultado de la explotación de los trabajadores. Mantener el lucro, la explotación del trabajo y la más valía, como cualquier otra institución basada en los moldes capitalistas, no va disminuir las diferencias de clase. Se trata, así, de la tentativa de establecer un capitalismo ancorado en la figura del Estado, de forma que él fuese fácilmente controlado.

El grupo Valhalla, a partir de su doctrina, comprendería que el bienestar de la comunidad viene antes de los intereses individuales de cualquier otro grupo. Pero, en ese grupo se encuadran apenas los nacionalsocialistas, pues la manera de evaluar la “comunidad”, cuando apuntamos a las cuestiones raciales del grupo, indica que apenas los que son clasificados como semejantes son bienvenidos (PROPAGANDA…, 2012).

El capitalismo y, principalmente, la globalización, que en el entender del grupo sería un fenómeno que marca la “fuerza de la usura” y del egoísmo, se situaría como responsable por los fines de las fronteras nacionales, promoviendo la inmigración en masa con el objetivo de la disminución de los gastos manobreros. De esta forma, el proceso de la globalización tendría provocado la desestabilización de los sueldos, sin preocuparse con los trabajadores locales y perjudicando los nacionales (esto es, los considerados como semejantes), aumentando la criminalidad e implantando culturas que destruyen y corrompen la nación como una plaga. La inmigración no es bienvenida por los neonazis, pues ellos creen que los nordestinos y afrodescendientes son provenientes de una raza diferente, que no consiguen adaptarse y respetar la cultura blanca que ellos representan.

El concepto de raza, según Munanga (2003, p. 1-17), no puede ser tomado como un discurso verdadero, ya que las investigaciones de las ciencias biológicas comprobaron que la humanidad es compuesta por apenas una raza, la humana. Las diferencias étnicas provienen del relacionamiento entre diferentes etnias y mismo así dos individuos de la misma etnia pueden, genéticamente, ser completamente diferentes, siendo posible un africano tener más semejanzas con un dinamarqués que dos dinamarqueses. La raza, hasta el siglo XVII, era un término para evidenciar la descendencia y no era empleada para discriminación o legitimación de la superioridad racial. Conforme Munanga (2003, p. 1-17):

La clasificación de humanidad en razas jerarquizadas evolucionó a una teoría pseudocientífica, la raciología, que ganó mucho espacio en el inicio del siglo XX. En realidad, mismo con una máscara científica, la raciología tenía un contenido más doctrinario que científico, pues su discurso sirvió más para justificar y legitimar los sistemas de dominación racial que como explicación de la variabilidad humana. Gradualmente, los contenidos de la doctrina llamada ciencia empezaron a salir de los círculos intelectuales y académicos para difundirse en el tejido social de las poblaciones occidentales dominantes. Después fueron recuperados por los nacionalismos nacientes como nazismo para legitimar las exterminaciones que causaron a la humanidad durante la Segunda Guerra Mundial.  (traducción de los autores)

 

El grupo Valhalla ataca el sionismo internacional, incriminando la especulación financiera como mecanismo de explotación sin ningún tipo de contribución para la sociedad, apenas sanguijuelas de las riquezas naturales. El nacionalsocialismo cree que el patrón honesto y el empleado pueden convivir y trabajar con respeto mutuo, en un ambiente sano y equilibrado. Nos parece emerger, en este momento, más una de las contradicciones del discurso del Valhalla, pues defienden la destrucción del “orden actual”, pero creen en una “sociedad sin conflictos”, en harmonía entre patrón y empleado. Eso remite directamente a los ideales del nazi fascismo, en los cuales en Estado estaría arriba de los conflictos de clase, regulándolos.

Según el manifiesto del grupo, el equilibrio no puede existir en cuanto la forma de producción capitalista exista, no en esos términos en que conocemos, es decir, en cuanto el tiempo de las máquinas y la producción son más importantes que las condiciones de los trabajadores. Los neonazis critican el marxismo por su negación de los conceptos de cultura y de “raza” como identidades inmutables, sustituyéndolas por la clase social. Ellos juzgan que la solidaridad internacional clasista no existe de facto, en la medida en que el trabajador nunca fue internacionalista, pero, un “patriota”. Los internacionalistas, de acuerdo con el discurso nacionalsocialista, son banqueros, empresarios, aquellos que no poseen dirección de patria y nación.

En cuanto el grupo intenta articular su preocupación (si la podemos llamar así) en relación a los trabajadores, al mismo tiempo niega su libertad. Así como Hitler discursó en búsqueda de apoyo de las clases obreras, los neonazis se esfuerzan para intentar atraer los trabajadores para su causa. El error permanece en el momento en que la dicha revolución es apenas más una utopía para cegar los ojos de la población, en la medida en que ella viene camuflada por detrás de los intereses tan burgueses cuanto el verdadero nacionalsocialismo alemán. Arendt (1989) nos hace recordar que la clase media y la elite industrial fueron las mayores beneficiadas durante el III Reich. De este modo, a respeto de su afirmación como socialista y representante de los trabajadores, el grupo intenta legitimar el trabajo como bien colectivo y como beneficio para la posteridad:

El factor determinante es el carácter, el Honor, el trabajo, la fuerza de voluntad individual y no la cuenta bancaria. Ya se ha pasado el tiempo en que se tolere que los grandes jefes, que los detentores del capital tengan el destino de nuestras vidas en sus manos. El nacionalsocialismo es la rebelión del Hombre contra el poder del dinero. ¡El nacionalsocialismo es la verdadera voz de la clase obrera! ¡El Nacionalsocialismo es socialista! (PROPAGANDA…, 2012 - Traducción de los autores).

 

Es evidente la mezcla entre ideologías que existe dentro del grupo. El mismo hace referencia a los ideales socialistas, pero mantiene nociones propias del capitalismo y del liberalismo económico. Las afirmaciones contra el capitalismo, en beneficio de la colectividad, las propuestas de revolución y destrucción del mundo moderno se confunden dentro del propio discurso y de la manutención de la estructura capitalista. Al mismo tiempo, predica la positividad del trabajo, al mencionar el patrón honesto y el trabajador laborioso, ambos pudiendo convivir en respeto mutuo.

 

El papel del revisionismo histórico

La negación del Holocausto es la principal arma para el neonazismo. Es a través de ella que buscan camuflar las atrocidades nazis, que se intenta generar, mismo que por algún tiempo, una duda en la cabeza de las personas. Negar los crímenes es una manera de aliviar la consciencia. ¿Qué tipo de persona consigue adorar una ideología que predica la destrucción del mundo, en que el simple color de la piel o de los ojos sea requisito para el exterminio?

Como ya dicho anteriormente, el revisionismo histórico es utilizado para basar la ideología neonazi. Según el grupo Valhalla, el Holocausto tendría sido una invención que equivaldría a un instrumento que el sionismo internacional y los grupos capitalistas encontraron para influenciar la opinión pública contra el movimiento nacionalsocialista. Conforme tal discurso, a través de libros, películas y fechas memorables, el Holocausto sería utilizado como arma para difundir “mentiras” contra la Alemania nazi. Para el grupo, los historiadores son responsables por la propaganda contraria al nacionalsocialismo, pues los hechos históricos no tendrían sido investigados correctamente. Para él, los historiadores de influencia marxista serían tendenciosos y trabajarían como maquinas publicitarias. En las palabras del grupo: “Tratan la Historia como una ciencia exacta sin permitir al menos una respuesta o defensa de los acusados, y cuando esta ocurre, no son divulgadas por miedo del lobby Sionista” (PROPAGANDA…, 2012).

El objetivo de la Historia no es apenas el de narrar hechos pasados, pero buscar sus orígenes y sus consecuencias. La Historia es la ciencia que estudia el pasado de las sociedades humanas, buscando rescatar y comprender sus realizaciones económicas, sociales, políticas, culturales y cada historiador tiene sus cuestionamientos y motivaciones que lo llevan a investigar los procesos históricos. El estudio del pasado nos permite conocer las motivaciones y los efectos de las transformaciones por las cuales pasó la humanidad y fornece elementos que ayudan a explicar las sociedades actuales. Ella es la ciencia que estudia los acontecimientos del pasado de la humanidad, con el objetivo de entender mejor su desarrollo en el presente, es decir, la historia no es un simple relato de hechos históricos, pero un análisis de los acontecimientos que contribuyeron para el surgimiento de nuestras actuales condiciones de vida (HOBSBAWN, 1998, p. 243).

El revisionismo neonazi se basa en las teorías que intentan comprobar la inexistencia del Holocausto, a través de declaraciones de algunos “sobrevivientes” del hecho, como el del historiador Robert Faurisson, que sobrevivió a su pasaje por un campo de concentración y, basado en eso, afirma la no existencia de las cámaras de gas.

Es sabido que había campos de concentración con diferentes prácticas y programas, que recibían individuos considerados más o menos peligrosos. El hecho de no haber existido cámaras de gas en uno de los campos de concentración específico no invalida la existencia de las mismas. Además, varias otras personas, también sobrevivientes del Holocausto, relatan prácticas y experimentos que hicieron parte de sus experiencias. Esos relatos orales no podrían ser considerados menos dignos de nota de aquel hecho por Robert Faurisson, que es utilizado en la actualidad por los movimientos neonazis. Aun en ese sentido, basado en el Informe Leutcher, el grupo Valhalla 88 afirma: “También no hay prueba alguna de que tenga existido cualquier política de exterminio, orden oral o por escrito de genocidios a los Judíos” (66 PERGUNTAS…, 2012). En el sentido de negar la existencia de las cámaras como modo de exterminio, los miembros del Valhalla 88 llegan a afirmar que el gas ziklon-b (compuesto de cianuro) era utilizado como pesticida, para pulverizar pulgas y garrapatos, debido a las pésimas condiciones sanitarias de los campos de concentración. En otros casos, encontramos la propia negación de la existencia de las cámaras de gas en los campos durante la administración nazi:

[…] las cámaras de gas fueron en verdad construidas por los soviéticos y americanos después de la tomada de los campos de concentración, y construidas de manera que son absolutamente imposibles para la realización de cualquier exterminio y están repletas de errores patéticos […] (66 PERGUNTAS…, 2012).

 

La negación del Holocausto es una tentativa de absolver el nazismo para que él no sea mal visto, porque quieren atraer otras personas para la causa. El nazismo en un nuevo ropaje, librándose del peso de seis millones de muertos, volvería a atraer las personas. Los problemas sociales, la falta de investimento en la educación, los grandes latifundios en el norte y nordeste de Brasil, que no permiten el desarrollo de estas regiones, generando las migraciones para el sur o sudeste, la concurrencia del mercado de trabajo y todas las dificultades de sobrevivir en el mundo traen inseguridad a las personas, generando miedo y preocupación con el futuro. Estos son puntos fuertes de manipulación de la ideología. Con las crecientes crisis, algunas personas buscan una alternativa o una ideología para agarrarse.

 

Consideraciones finales

Las cuestiones raciales, que son abordadas por el grupo Valhalla 88, pasan por diversas vertientes del pensamiento racial, cuestiones ampliamente discutidas por especialistas hoy en el mundo y también por diferentes movimientos sociales de acción afirmativa. Todavía, los criterios biológicos de “pureza racial” no son defendidos con éxito desde 1948, cuando se descubrió que las varias etnias existentes en el mundo comparten de una estructura de DNA rigurosamente semejante. Las diferencias existentes entre los diversos grupos sociales pasan a ser encarados por medio de otras explicaciones, basadas en argumentos históricos, geopolíticos y culturales. En ese sentido, el discurso del Valhalla 88 parece desconectado con la mayoría de las investigaciones del campo de la biología. La propia declaración en defensa de un grupo homogéneo racial es, en ese sentido, ilusoria.

Además, el grupo Valhalla 88 no parece tener un proyecto político difundido. En sus textos, es posible verificar una mezcla sobre diversas concepciones del capitalismo, comprensiones del mundo, de lo que es raza y de lo que significa ser un nacionalsocialista. En parte, eso se debe a la relativa dificultad que el grupo Valhalla 88 debe enfrentar al discutir un programa nacionalsocialista para un país que comprende centenas de grupos étnicos, reunidos en una pluralidad de sistemas religiosos y formados por diferentes nacionalidades y matrices culturales.

La defensa de una homogenización, en términos raciales y culturales, sería, como mínimo, una tarea extremamente ardua en un país marcado por la pluralidad como es Brasil. En primer lugar, para la realización de ese gran plan, sería necesario expulsar, por lo menos, la mayoría de la población del país y el grupo tendría que salir del anonimato en un momento en que sus creencias serían fácilmente encuadradas como racismo y crimen de odio por la legislación brasileña.  

Con todo, las posibilidades de los ideales se concretizaren políticamente en Brasil no debe ser completamente subestimada. El discurso peligroso que los neonazis utilizan puede influenciar diversos sectores de la población civil y hacer con que los avances importantes en lo que dice respeto a las políticas públicas y a los derechos de las minorías étnicas y políticas pasen a ser contestados por el avance del conservadorismo, que se reinventa históricamente, sobretodo en momentos de crisis económicas. En ese sentido, se engaña aquel que cree que los grupos neonazis y ultraconservadores son pasajeros y no ofrecen riesgos a la sociedad brasileña.  

Prueba de eso es el hecho de que presenciamos, en la actualidad, el creciente aumento de los partidos de extrema derecha en Europa, como la Frente Nacional, de Marine Le Pen, la Aurora Dorada, en Grecia, el Svoboda, en Ucrania. En Brasil, políticos que se nombran conservadores, como, por ejemplo, Jair Bolsonaro y Marcos Feliciano, que defienden abiertamente discursos homofóbicos, están ganando gran proyección en el escenario político. Pastores, como Silas Malafaia, también contestan los derechos de las minorías sexuales en el país. Por fin, en el año en que completa cincuenta años del golpe militar, vemos una disputa por la memoria siendo trabada entre torturadores y torturados, además de una serie de discursos, publicados principalmente en redes sociales, pidiendo el retorno del gobierno militar.


Aunque hoy el Valhala 88 tenga dejado de existir, debido al cierre de sus sitios web por acciones de la Policía Federal brasileña, sus miembros fundaron el Partido Nacional – Socialista Brasileño y parte importante de su ideología está disponible en el sitio web del actual partido.

 

Notas:

[1] El nombre hace referencia a las cabezas raspadas de los integrantes de los grupos.

[2] Para mayor profundidad del tema ver: Caldeira Neto (2011) y Barbosa (2012).

[3] Walter Darré y Alfred Rosenberg son dos intelectuales nazistas, precursores de las teorías de la supremacía racial en Alemania, durante la ascensión del nazismo. Sus ideas apuntaban la superioridad de pueblos arios, e influenciaron el desarrollo del proyecto racial del nacionalsocialismo. Además, son una de las principales influencias de los movimientos neonazis.

[4] Traducción de la frase original: “We must secure the existence of our people and a future for White Children".

[5] El Aryan Nation (Nación Ariana) es un grupo separatista estadunidense, formado en Idaho, en 1970, que predica la supremacía blanca y el aislamiento de los caucasianos del resto de los E.E.U.U. Considerado como grupo terrorista, la Nación Aria fue responsable por diversos ataques a las comunidades judaicas, homosexuales y políticos demócratas.

[6] El sitio web del grupo Valhalla 88: http://www.nuevorden.net/portugues/valhalla88.html.

[7] Referencia a la ideología nacionalsocialista de Adolf Hitler, directamente del Mein Kampf.

[8] La figura no existe más en el sitio web, pero pertenece al acervo de fuentes sobre el grupo de uno de los autores.

[9] Noble alemán. Su padre y su abuelo, naturales de la Baviera, habían sido consejeros de la casa real de los Wittelsbach y de los Duques de Saxe-Coburg-Gotha. Fue uno de los primeros a dar asistencia económica para Adolf Hitler, en el inicio del partido. Así como varios otros colaboradores del nacionalsocialismo, durante la ascensión de Hitler, rompió con el partido y huyó para los E.E.U.U.

[10] La visión de la izquierda y de la derecha y el posicionamiento político que el Valhalla presenta se refiere al surgimiento de esa clasificación en la Asamblea Francesa, en el siglo VXII. De acuerdo con los términos creados en Francia, para ellos, la derecha serviría para definir los reaccionarios y la izquierda los revolucionarios. Evidentemente, esta es una forma muy simplificada de abordar la cuestión.

 

Bibliografía:

  • 66 PERGUNTAS e respostas sobre o holocausto. Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net/portugues/valhalla88_7.html>. Acesso em: 15 set. 2012.
  • ALGUMAS considerações sobre raça e racismo. Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net/portugues/valhalla88_3.html>. Acesso em: 9 jun. 2012.
  • ALMEIDA, Fabio. Historiador e as fontes digitais: uma visão acerca da internet como fonte primária para pesquisas históricas. Rio Grande do Sul, Aedos, Vol. 3 Nº8, 2011. Pg.10-30.
  • ARENDT, Hannah. Origens do totalitarismo. São Paulo: Companhia das Letras, 1989.
  • BARBOSA, Jefferson Rodrigues. Integralismo e ideologia autocrática chauvinista regressiva: crítica aos herdeiros do sigma. Marília, 2012. Tese (Doutorado) – Programa de Pós-Graduação em Ciências Sociais - Faculdade de Filosofia e Ciências, Universidade Estadual Paulista – UNESP, Marília, 2012.
  • CALDEIRA NETO, Odilon. Breves reflexões sobre o uso da Internet em pesquisas historiográficas. Revista Eletrônica Boletim do Tempo, Rio de Janeiro, ano 4, n. 20, 2009. Disponível em: <http://www.tempopresente.org>. Acesso em: 10 ago. 2012.
  • CALDEIRA NETO, Odilon. Integralismo, neointegralismo e antissemitismo: entre a relativização e o esquecimento. 2011. 234 f. Dissertação (Mestrado em História). Universidade Estadual de Maringá: Maringá, 2011.
  • COSTA, Marcia Regina. Os carecas do subúrbio: caminhos para o nomadismo moderno. São Paulo: Musa, 2000.
  • DARWIN, Charles. A origem das espécies e a seleção natural. Curitiba: Hemus, 2000.
  • DIAS, Adriana Abreu Magalhães. Os anacronautas do teutonismo virtual: uma etnografia do neonazismo na Internet. Campinas: Unicamp, 2007.
  • DIWAN, Pietra. Raça pura: uma história de eugenia no Brasil e no mundo. São Paulo: Contexto, São Paulo, 2011.
  • GOODRICK-CLARKE, Nicholas. Sol Negro: cultos arianos, nazismo esotérico e políticas de identidade. São Paulo: Madras, 2004.
  • HERF, Jeffrey. O modernismo reacionário. Campinas: Ed. Unicamp; São Paulo: Ensaio, 1993.
  • HOBSBAWM, Eric. O Presente como história. In: HOBSBAWM, Eric. Sobre história. São Paulo: Companhia das Letras, 1998.
  • LINHAS gerais. Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net /portugues /valhalla88_7.html>. Acesso em: 15 set. 2012.
  • LOPES, Luiz Roberto. Do terceiro Reich ao novo nazismo. Porto Alegre: Ed. UFGRS, 1992.
  • MUNANGA, Kabengele. Uma abordagem conceitual das noções de raça, racismo, identidade e etnia. In: SEMINÁRIO NACIONAL DE RELAÇÕES RACIAIS E EDUCAÇÃO, 3., 2003, Rio de Janeiro. Palestra... Rio de Janeiro, 2003.
  • O NACIONAL socialismo é de direita. Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net /portugues /valhalla88_7.html>. Acesso em: 15 set. 2012.
  • PROPAGANDA do futuro para o nacional socialismo Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net /portugues /valhalla88_14.html>. Acesso em: 15 set. 2012.
  • RELACIONANDO-SE com seu meio. Valhalla88. Disponível em: <www.nuevorden. net/portugues/valhalla88_8.html>. Acesso em: 9 jun. 2012.
  • SALEM, Helena. As tribos do mal: o neonazismo no Brasil e no mundo. São Paulo: Atual, 1995.
  • SALVE o ano zero! A revolução nacional socialista na prática Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net/portugues/valhalla88_15.html>. Acesso em: 15 set. 2012.
  • SALVE o ano zero! A revolução nacional socialista na prática Valhalla88. Disponível em: <http://www.nuevorden.net/portugues/valhalla88_15.html>. Acesso em: 15 set. 2012. 2012i
  • VALHALLA 88. Disponível em: <http://www.nuevorden .net/portugues/valhalla88.html>. Acesso em: 9 jun. 2012.

 

Cómo citar este artículo:

FRANCO DE ANDRADE, Guilherme I.; HECK, Diana Milena, (2017) “El grupo Valhalla 88: la construcción de un movimiento nacionalsocialista en Brasil”, Pacarina del Sur [En línea], año 8, núm. 32, julio-septiembre, 2017. Dossier 21: Las Derechas en América Latina. Historia y actualidad.

Consultado el Domingo, 24 de Septiembre de 2017.

Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1508&catid=66

Descarga en PDF

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar

Lecturas recomendadas

  • Megaproyectos fallidos en Latinoamérica. Sociología histórica y política comparada

    Megaproyectos fallidos en Latinoamérica. Sociología histórica y política comparada

  • Descolonizar el pensamiento crítico y las prácticas emancipadoras

    Descolonizar el pensamiento crítico y las prácticas emancipadoras

  • Los senderos de la transición civilizatoria

    Los senderos de la transición civilizatoria

  • El “oenegeísmo”, enfermedad infantil del derechismo (o cómo la “reconducción” del Proceso de Cambio es la restauración neoliberal)

    El “oenegeísmo”, enfermedad infantil del derechismo (o cómo la “reconducción” del Proceso de Cambio es la restauración neoliberal)

  • La gramática de la pólvora. Revis y ultras de las organizaciones de izquierda en la prensa: 1971-1979

    La gramática de la pólvora. Revis y ultras de las organizaciones de izquierda en la prensa: 1971-1979

  • Historia del Frente Amplio. 45 años en lo nacional y en Soriano

    Historia del Frente Amplio. 45 años en lo nacional y en Soriano

  • La seducción de la clase obrera. Trabajadores, raza y la formación del Estado peruano

    La seducción de la clase obrera. Trabajadores, raza y la formación del Estado peruano

  • Mar y agua. Rito y deporte. Del Tup o Caballito de Totora a la moderna Tabla o Surf: su origen en la Costa Norte del Antiguo Perú (1500 A.C. - 1532)

    Mar y agua. Rito y deporte. Del Tup o Caballito de Totora a la moderna Tabla o Surf: su origen en la Costa Norte del Antiguo Perú (1500 A.C. - 1532)

  • Archivos de historia del movimiento obrero y la izquierda (Marzo 2016)

    Archivos de historia del movimiento obrero y la izquierda (Marzo 2016)

  • El regreso del camarada Ricardo Flores Magón

    El regreso del camarada Ricardo Flores Magón

  • Biopiratería. La biodiversidad y los conocimientos ancestrales en la mira del capital

    Biopiratería. La biodiversidad y los conocimientos ancestrales en la mira del capital

  • Ayotzinapa. Un grito desde la humanidad

    Ayotzinapa. Un grito desde la humanidad

  • Imaginar la nación. Viajes en busca del verdadero Perú (1881-1932)

    Imaginar la nación. Viajes en busca del verdadero Perú (1881-1932)

  • Los derechos humanos y la violencia: Estado, instituciones y sociedad civil

    Los derechos humanos y la violencia: Estado, instituciones y sociedad civil

  • El Descamisado. Periodismo sin aliento

    El Descamisado. Periodismo sin aliento

  • La ciudad y los perros. Biografía de una novela

    La ciudad y los perros. Biografía de una novela

  • El Oriente desplazado. Los intelectuales y los orígenes del tercermundismo en la Argentina

    El Oriente desplazado. Los intelectuales y los orígenes del tercermundismo en la Argentina

  • Genealogía del victimismo. Violencia y subjetividad en la Argentina posdictatorial

    Genealogía del victimismo. Violencia y subjetividad en la Argentina posdictatorial

  • Recuerdos y retratos de Mariana Frenk-Westheim. Entrevistas, ensayos, cartas y homenajes

    Recuerdos y retratos de Mariana Frenk-Westheim. Entrevistas, ensayos, cartas y homenajes

  • Sitiadas. La criminalización de lAs pobres en Ecuador durante el neoliberalismo

    Sitiadas. La criminalización de lAs pobres en Ecuador durante el neoliberalismo

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7