Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Recuerdos y retratos de Mariana Frenk-Westheim.
Entrevistas, ensayos, cartas y homenajes

Roberto García Bonilla (compilación, edición y notas).
México, Siglo XXI Editores-Conaculta, 2014, 286 págs.

 

En Recuerdos y retratos de Mariana Frenk-Westheim. Entrevistas, ensayos, cartas y homenajes., Roberto García Bonilla reúne textos en torno a la traductora, crítica de arte, curadora, profesora y escritora. A lo largo de más de medio centenar de textos sabemos sobre la vida de una mujer en quien convivieron la austeridad, la disciplina, el amor por la naturaleza, la pasión por el arte, y que, como traductora se consagró a la obra de ciertos autores; en particular llevó al español toda la obra del crítico de arte Paul Westheim, su segundo esposo. Estos recuerdos se dividieron en tres secciones: “Entrevistas y retratos”, “Crónicas, ensayos y cartas” y “Juan Rulfo y Mariana Frenk-Westheim: el reconocimiento al silencio”: es un recuento y valoración en perspectiva sobre la vida y el trabajo de la traductora al alemán de Pedro Páramo (1959). El lector advertirá geografías, evocaciones y anecdotas que se conjugan como leitmotivs que configuran, también, autorretratos hablados que suman fragmentarios pasajes autobiográficos. Encontramos también breves misivas de personajes con quienes Mariana convivió:Thomas Mann, Alfonso Reyes, Carlos Pellicer, Xavier Villaurrutia, Rosario Castellanos, Fernando del Paso y Juan Rulfo, con quien se advierte una estrecha confianza y empatía entre dos temperamentos tan distintos que compartían la curiosidad por saberes ignotos y permanentes viajes desde la ficción has la fantasía. Mariana Frenk Westheim dedicó casí setenta años de su vida a la cultura mexicana, Recuerdos y retratos de Mariana Frenk-Westheim, además de un homenaje, es una fuente de consulta sobre nuestro pasado inmediato, desde los senderos de la estudiosa nacida en Hamburgo el 4 de julio de 1898. Perdió la nacionalidad alemana en 1935 por dictados del Tercer Reich, y un año después se nacionalizó mexicana. Murió en la ciudad de México el 24 de julio de 2004.