Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Papa Francisco: Entre Página 12 y Carta Abierta

Pope Francisco: Between Página 12 and Carta Abierta

Papa Francisco: A partir da Página 12 e Carta Abierta

José Miguel Candia

Artículo recibido: 15-03-2013; aceptado: 21-03-2013

Resumen

RESUMEN: Sin duda se trató de un despropósito publicitario o de un acto de injustificable oportunismo político. Quien o quienes mandaron a empapelar la ciudad de Buenos Aires con afiches que anunciaban la llegada de un “Papa argentino y peronista” quisieron, seguramente, ganarle a las redes sociales o adelantarse a las chicanas de mala fe de la prensa conservadora, pero sin advertir que con ese acto abrían un espacio para una arremetida publicitaria de la oposición contra el gobierno de Cristina Kirchner. De la doble afirmación del cartel hay una que resulta irrebatible, nadie cuestiona la nacionalidad del cardenal Jorge Bergoglio, la otra, su presunta filiación peronista es tema de discusión. No hace falta hacer demasiada historia para saber que el movimiento fundado por Juan Perón en 1945 – como la mayoría de los fenómenos nacional-populares en América Latina - es un conglomerado de fuerzas políticas y sociales que detrás de algunas banderas comunes - en particular la justicia social y la defensa del patrimonio público - reúne a corrientes que suelen ser antagónicas. Nadie puede cuestionar los antecedentes de militancia peronista de Néstor y Cristina Kirchner pero tampoco puede negarse que el mayor depredador de las empresas del Estado y de otros bienes nacionales, fue también un destacado soldado del movimiento peronista: el expresidente Carlos Menem.

Sin duda se trató de un despropósito publicitario o de un acto de injustificable oportunismo político. Quien o quienes mandaron a empapelar la ciudad de Buenos Aires con afiches que anunciaban la llegada de un “Papa argentino y peronista” quisieron, seguramente,  ganarle a las redes sociales o adelantarse a las chicanas de mala fe de la prensa conservadora, pero sin advertir que con ese acto abrían un espacio para una arremetida publicitaria de la oposición contra el gobierno de Cristina Kirchner. De la doble afirmación del cartel hay una que resulta irrebatible, nadie cuestiona la nacionalidad del cardenal Jorge Bergoglio, la otra, su presunta filiación peronista es tema de discusión. No hace falta hacer demasiada historia para saber que el movimiento fundado por Juan Perón en 1945 – como la mayoría de los fenómenos nacional-populares en América Latina - es un conglomerado de fuerzas políticas y sociales que detrás de algunas banderas comunes - en particular la justicia social y la defensa del patrimonio público - reúne a corrientes que suelen ser antagónicas. Nadie puede cuestionar los antecedentes de militancia peronista de Néstor y Cristina Kirchner pero tampoco puede negarse que el mayor depredador de las empresas del Estado y de otros bienes nacionales, fue también un destacado soldado del movimiento peronista: el expresidente Carlos Menem.

¿Y el flamante Papa Francisco en qué lugar de este amplio espectro ideológico se ubica? Primero fue el matutino Página 12 y después una declaración furibunda del grupo de intelectuales y académicos que se nuclea en el espacio Carta Abierta, losque pusieron las cosas en su lugar, ambas instancias señalaron que el ahora Obispo de Roma tuvo una actitud complaciente frente a los crímenes de la peor dictadura de la historia argentina que incluyó una actitud dócil frente al secuestro de dos de sus colegas sacerdotes. Orlando Yorio, ya fallecido y quien hasta el último día de su vida sospechó del entonces jefe de los jesuitas argentinos y Francisco Jalics, actualmente residente en Alemania. Pero el relato no cierra con la sola enumeración de los horrores ocurridos entre los años 1976 y 1983, el personaje en cuestión es también un simpatizante del peronismo – algunos dicen que militante de una agrupación  ortodoxa denominada Guardia de Hierro – y con reconocido trabajo en barrios y zonas marginadas de los municipios que integran el Gran Buenos Aires. De esos años viene la bien ganada fama de “cura” austero, usuario frecuente del transporte público y hombre apegado a sanas costumbres populares como tomar mate y comer carne asada los domingos. No hace falta decir que esos hábitos personales no definen una concepción de las cuestiones doctrinarias de la Iglesia ni una lectura crítica de los problemas sociales. Jorge Bergoglio, siendo obispo de Buenos Aires,  fue un opositor beligerante contra la ley del matrimonio igualitario y decidido impugnador de la legalización de la interrupción del embarazo por cuestiones terapéuticas. El refranero popular dice que el hábito no hace al monje y la sabiduría popular se confirma una vez más.


www.unionyucatan.mx

No obstante, nos queda la sensación de que el primer Papa latinoamericano es un personaje bastante más complejo que la figura que se ha ido construyendo en estos primeros días, desde que fue designado el pasado 13 de marzo, como resultado de un acalorado debate acerca de los aspectos más cuestionados de su pasado. En sus apariciones públicas ha manifestado tanto en las formas de conducir y manejar el protocolo como en sus primeros enunciados como jefe de la Iglesia Católica, cierta preocupación por los perfiles sociales de lo que – por ahora - suponemos será su gestión al frente del Vaticano. Habrá que apuntar algunos gestos, mensajes y estilos que parecen anunciar el sello de lo que será su mandato. Y este tema abre interrogantes de todo tipo, entre otros, hasta cuándo durará la eficacia del discurso que acude a su pasado para cuestionarlo como máximo representante de la religión católica si el jefe de la Iglesia insiste en que la cuestión social es la gran asignatura pendiente de las naciones latinoamericanas.

Y como si nos faltaran sorpresas, los diarios del 19 de marzo anuncian que el sacerdote Carlos de Dios Murias, secuestrado y asesinado por el ejército en julio de 1976, será el primer beatificado. Murias era un joven sacerdote que integraba el equipo del obispo de La Rioja Enrique Angelelli. Identificado con los principios de la Teología de la Liberación y férreo opositor a la dictadura, el obispo Angelelli fue asesinado en agosto de ese mismo año.

La polémica sobre el perfil del nuevo Papa está claramente delimitada. La línea argumental del diario Página 12 ha sido lapidaria, mediante artículos bien documentados y sobrados de evidencias,  ha dicho que el actual Papa fue un sacerdote sumiso a las políticas de la dictadura y un pastor olvidadizo de sus deberes con los semejantes que eran secuestrados y desaparecidos por ese régimen. Poco después, las palabras de Horacio González, Director de la Biblioteca Nacional, y vocero del grupo Carta Abierta, fueron de una dureza inusual, no solo rebatió la presunta identidad política de Jorge Bergoglio (peronista) sino que desbarató todo intento de cubrir con un barniz “popular” la figura del primer Papa latinoamericano.


www.aristeguinoticias.com

En algunos meses más los argentinos tendrán que acudir a las urnas para renovar el Poder  Legislativo en un proceso electoral que será definitorio para el rumbo que tome la elección presidencial del año 2015. Cristina Kirchner supo leer con precisión los desafíos de la coyuntura, hizo público un comunicado protocolario de salutación por la designación de Bergoglio el día 13 de marzo, y anunció después su vista a Roma para entrevistarse con el jefe de la Iglesia. El 18 de marzo se vieron de frente la mandataria argentina y el primer Papa latinoamericano, se respetaron las formas y la reunión no generó los enconos que con tanto entusiasmo esperaban los medios y las fuerzas políticas conservadoras para desacreditar al gobierno y dar inicio con eso a la campaña de cerco al gobierno con miras al relevo presidencial del 2015.

Cabe una última reflexión, es posible que en los próximos meses la gestión del papa Francisco tome un giro más señaladamente político y el énfasis en las temáticas sociales se mezcle con la ratificación de postulados doctrinarios ya conocidos, de manera significativa, la oposición a las parejas de un mismo sexo y la condena al  aborto. Para quienes respiramos en el mundo de la política y no de los principios religiosos, es de vital importancia que entendamos que el debate y la pulseada por los espacios se dará en este terreno, tal vez para esas fechas los argumentos – indudablemente sólidos de espacios como Página 12 – no sean los más adecuados. La Presidente Cristina Kirchner marcó el camino con su viaje a Roma y con los temas que planteó para una agenda breve y a todas luces preliminar. Es conveniente que así lo entiendan las fuerzas políticas que acompañan su gestión y que alistan sus baterías para una contienda que no será nada fácil.

 

Cómo citar este artículo:

Candia, José Miguel, (2013) “Papa Francisco: Entre Página 12 y Carta Abierta”, Pacarina del Sur [En línea], año 4, núm. 15, abril-junio, 2013. ISSN: 2007-2309. Consultado el

Consultado el Viernes, 24 de Junio de 2016.
. Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.comindex.php?option=com_content&view=article&id=700&catid=15&Itemid=34

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar

Números anteriores