Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 

Pacarina del Sur se suma a los actos de recuperación de la memoria de los movimientos de la juventud: el centenario de la Reforma Universitaria (Córdoba, 1918) y el cincuentenario de sus procesos de crítica y resistencia en tiempos de la Guerra Fría en diversos escenarios continentales. 1968 tiene muchos rostros y memorias juveniles por rescatar.

 
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur
Pacarina del Sur

Luis Alberto Sánchez: tres veces rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos[1]

Luis Alberto Sánchez: three times president of the National University of San Marcos

Luis Alberto Sánchez: três vezes reitor da Universidade Nacional Maior de São Marcos

Eduardo Sosa Villalta[2]

 

Introducción

La copiosa vida de Luis Alberto Sánchez (1900 - 1994) abarcó múltiples facetas tanto como periodista, docente, escritor, político, entre otros, pero, sobre todo, por su fuerte vínculo con la universidad, tanto de Latinoamérica[3] como del Perú, en especial con su Alma Máter, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), la más antigua de América, fundada en 1551. Al respecto, Sánchez (1961) escribió:

“Me he identificado (…), de tal manera, con los triunfos y fracasos de mi Alma Máter, que llevo tatuados en el alma indeleblemente sus luminosos estigmas. Me atrevo a afirmar que toda mi historia, al menos mi historia intelectual, gira en torno del nombre de San Marcos. Mi Alma Máter lo ha sido de veras y por doble camino: como Alma y como Madre” (p. 13).

 

La relación con San Marcos  la inició en 1917, al ingresar a la Facultad de Letras, para estudiar Letras y Jurisprudencia. Allí integró el Conversatorio Universitario y formó parte de la denominada Generación del Centenario de la independencia del Perú, que promovió la Reforma Universitaria de 1919. En 1920 obtuvo el grado de bachiller en Letras. Dos años después se graduó de doctor en Historia, Filosofía y Letras, con su tesis “Elogio a Don Manuel González Prada”.

En tanto, la cátedra universitaria en San Marcos la inició en 1927, ante el pedido de los alumnos. A la par ejercía la abogacía y el periodismo. Al año siguiente fue elegido decano de la Facultad de Letras. Sin embargo, su labor universitaria fue interrumpida por los destierros, que le permitieron ser profesor visitante en universidades de Cuba, México, Uruguay, Colombia, Francia, Estados Unidos, entre otras; hasta que, tras retornar al Perú, inició su primer rectorado,[4] en 1946.

 

Primer rectorado (1946 - 1948)

Sánchez (1969, vol. 2) rememora que al convertirse, por primera vez, en rector declaró que la Universidad no sería prebenda, trinchera ni botín de nadie. “Para un intelectual, ser Rector de San Marcos –y a los 45 años– representaba su mejor galardón, su más limpia y enorgullecedora presea” (p. 791), escribió.

Imagen 1. Luis Alberto Sánchez (12/10/1900 – 6/02/1994).
Imagen 1. Luis Alberto Sánchez (12/10/1900 – 6/02/1994).

Fuente: Instituto Luis Alberto Sánchez.

En una entrevista que le realizó el periodista Mario Castro Arenas, en 1984[5],recordó esa primera etapa como el momento “de poder hacer algo”: “Yo venía saturado de la reforma universitaria y no de la reforma de acá, sino de la reforma que había vivido afuera, la chilena, la argentina y la norteamericana. Había vivido una experiencia bastante grande”.

El primer rectorado se caracterizó por el impulso a la actividad universitaria, además de actualizar el proyecto del ex rector Manuel Vicente Villarán para la construcción de la Ciudad Universitaria de San Marcos. Para ello consiguió el terreno y los recursos necesarios para el pago de las expropiaciones que se requerían, así como el financiamiento de las obras. Paralelamente, aumentó el presupuesto de la Universidad, reorganizó la administración y el archivo, incrementó las becas y creó el comedor universitario. Los estudiantes participaron en el gobierno de la Universidad y los principios de la reforma se consagraron en la Ley Universitaria N° 10555, de 1946, en cuya redacción Sánchez cumplió un rol protagónico, según información del artículo electrónico del Congreso de la República.

Pero el gobierno de turno, de José L. Bustamante y Rivero, declaró fuera de la ley al Apra, su partido político, lo que conllevó, también, a su destitución del rectorado y a cumplir su tercer exilio. Entonces, Sánchez (1969, vol. 2) recordaba que desde el primer momento, no obstante la abrumadora mayoría por la que fue designado, se organizó desde afuera de la universidad una terca y mordaz campaña en su contra, en la que participaron, según denunciaba, algunos de los que más beneficiados con la Ley Universitaria 10555 “y con mi propia Rectoría” (p. 867).

Su primer rectorado culminó en medio de protestas y tanques que irrumpieron la universidad. Miguel Marticorena Estrada (s. f.), historiador peruano, lo califica como “una primavera en San Marcos” y añade: “Más que parlamentario y tanto como líder político, Sánchez se sintió docente y sanmarquino. Decía ‘soy un sanmarquino hasta los tuétanos, al cien por ciento. San Marcos ha sido vivero, laboratorio, trampolín, lastre, vereda y faro de la Nación’” (párr. 1).

 

Segundo rectorado (1961 - 1963)

Al retornar al país, Luis Alberto Sánchez fue decano interino de la Facultad de Letras. Luego, en abril de 1961, es elegido para su segundo rectorado, que correspondía de 1961 a 1966. Lamentablemente, para entonces, el gobierno del general Manuel A. Odría le había quitado a San Marcos el primer terreno destinado a la Ciudad Universitaria y entregado, en compensación, el espacio actual, con menor dimensión que el proyecto inicial.

Imagen 2. Presentes, en la foto, Julio C. Tello, Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea, Manuel Abastos, Luis Alberto Sánchez, Guillermo Luna Cartland, Iberico, Gálvez, Wiesse, entre otros destacados peruanos. Marzo, 1930.
Imagen 2. Presentes, en la foto, Julio C. Tello, Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea, Manuel Abastos, Luis Alberto Sánchez, Guillermo Luna Cartland, Iberico, Gálvez, Wiesse, entre otros destacados peruanos. Marzo, 1930.

Fuente: Instituto Luis Alberto Sánchez.

Pese al hecho, Sánchez impulsó la construcción de la Ciudad Universitaria, mediante varias donaciones. Además de promover el desarrollo de actividades académicas, conferencias, seminarios y cursos a cargo de intelectuales de renombre del Perú y el extranjero. Marlene Polo y Hugo Vallenas (2001), en el libro Cien años de Luis Alberto Sánchez, recuerdan dicha gestión así:

El gran proyecto de Sánchez de ampliar y reorganizar la Universidad de San Marcos se hizo realidad el 17 de mayo de 1962, cuando en su calidad de Rector inauguró la Ciudad Universitaria y dictó en el flamante local de la Facultad de Letras la primera clase (…). Sánchez mostró también gran preocupación por abrir nuevas especialidades profesionales, sobre todo de corta duración, que dieran oportunidad a aquellos jóvenes que no tenían posibilidades materiales o no llenaban los méritos para estudiar una carrera larga (p. 84).

 

Olga Méndez (1966), educadora, afirma que, durante esos años, San Marcos se reverdeció de realizaciones espléndidas. El campo estudiantil se fundió con el docente en una sola voluntad de grandeza institucional. Se hizo de la Decana de América un gran emporio de cultura, al que acudían para ofrecer su palabra personalidades mundiales de las letras, ciencias y otros. “La Universidad comenzó a vivir para el país y el país contempló con ansioso respeto a la Universidad” (p. 4) adiciona.

El segundo rectorado lo asumió a poco de un nuevo golpe de Estado, esta vez encabezado por el general Ricardo Pérez Godoy.

Imagen 3. Fuente: Instituto Luis Alberto Sánchez.
Imagen 3. Fuente: Instituto Luis Alberto Sánchez.

 

Tercer rectorado (1966 - 1969)

Su tercera etapa al frente de San Marcos, que debía cumplirse de 1966 a 1971, fue la más compleja y complicada. En parte, debido a que las obras ya iniciadas en la Ciudad Universitaria no se realizaron en los plazos establecidos y no se habían presentado los balances de varios años. Roy Soto (2000), historiador, escribe que al asumir el rectorado encontró una universidad desfinanciada que no rendía cuentas desde hacía tres años y estaba dominada por estudiantes de  extrema izquierda “que trataban de politizarla en el peor sentido del término”. Además de que un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un millón 500 mil dólares estaba a punto de suspenderse por no haberse utilizado en su oportunidad.

Agrega que “los sueldos fueron congelados y a ello se añadió el malestar provocado por la devaluación monetaria. La administración de Luis Alberto Sánchez se abocó a la labor de seguir construyendo, equipando y ordenando a la Universidad. Prosiguió la obra de la Ciudad Universitaria en sus ocho edificios, virtualmente paralizada desde años anteriores” (p. 26).

Además, se continuó la construcción de varias facultades y oficinas en la nueva sede sanmarquina, pese a que los fondos no provenían del Estado. También se organizó la quinta asamblea de la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL) bajo el auspicio de San Marcos.

El final de su tercer rectorado, como en las anteriores etapas, estuvo marcado por razones políticas. El gobierno militar, que encabezó el general Juan Velasco Alvarado y la acción de grupos políticos radicales dentro de la universidad, fueron determinantes para su salida tras casi medio siglo de vínculo con su Alma Máter.

César Lévano (2000), periodista, reseña que en su último rectorado fue combatido ardorosamente por una izquierda marxista estudiantil que había crecido bajo el influjo de la Revolución cubana.

Al respecto, en una entrevista que le realizó César Hildebrandt (2008), en febrero de 1980,Sánchez refiere haberse jubilado porque “no podía luchar solo contra la Revolución Cultural china, contra quienes creen que la universidad es una arma arrojadiza (…)” (p. 249).

Entonces tomó la determinación de dejar el rectorado y acogerse a la jubilación por límite de edad, al cumplir 41 años de servicios a San Marcos en el ejercicio de la docencia universitaria, refiere Soto (2000). “El tres veces Rector de San Marcos, luego de efectuar un viaje a Nueva York, había tomado la determinación de jubilarse sin aceptar las presiones de su renuncia” (p. 27).

Entre su segundo y tercer rectorado se construyó y entró en funcionamiento la Biblioteca Central de San Marcos, además de otros avances que Pablo Macera (2001), historiador, subraya así: “Sánchez democratizó la universidad al incorporar masivamente a las clases medias y populares, por una ampliación de vacantes que solventó económicamente gracias al enorme poder que tenía en el Parlamento”. Además, valora que internacionalizó a San Marcos convocando a maestros de todos los continentes para dictar cursos, conferencias, congresos, etc. y que también quiso “restablecer los derechos de San Marcos sobre sus inmensas propiedades, tan descuidadas en ese entonces” (p. 31).

Posteriormente, Luis Alberto Sánchez continuó con su vida intelectual, política y periodística. Pese a su jubilación, su vínculo con San Marcos no cesó, ya que, mediante sus columnas de opinión, que denominó “Cuadernos de Bitácora” y publicaba en la revista Caretas, analizaba la situación universitaria y educativa en general.

Sánchez falleció el domingo 6 de febrero de 1994, con más de 93 años. Rafael Ojeda (2014) recuerda que dejó dicho, como su última voluntad, que no quería nada de homenajes oficiales, menos en el local del Congreso, donde actuaba un parlamento ilegítimo y obsecuente a la dictadura de turno (de Alberto Fujimori), que había pateado el tablero de los derechos constitucionales, “y que sólo aceptaría recibir el adiós postrero en el local del Partido Aprista y en la Casona de su amada Universidad San Marcos” (párr. 14).

Imagen 4. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el Parque Universitario.
Imagen 4. La Universidad Nacional Mayor de San Marcos y el Parque Universitario.

Fuente: www.educacionenred.com

 

Notas:

[1] La base de la información consignada en este artículo forma parte de la tesis de licenciatura del autor, titulada: “Luis Alberto Sánchez, la educación y el periodismo. La argumentación en el discurso sobre la educación universitaria: análisis de sus columnas de comentario “Cuadernos de Bitácora” en la revista Caretas (1977–1994)”.

[2] Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Periodista, con experiencia en diferentes medios de comunicación. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

[3] Producto de casi 20 años de destierro (por los desencuentros políticos entre los gobiernos de turno, generalmente militares, y su partido, el Apra), Luis Alberto Sánchez fue profesor visitante en casas superiores de estudio de Chile, Quito, Buenos Aires, La Plata, Montevideo, La Habana, Puerto Rico, México, Costa Rica, Nueva York, Pennsylvania, Jerusalén, Beirut, París, entre otras. Oyarce (1996) indica que fue Doctor Honorario de universidades como San Carlos de Guatemala, Nacional de Colombia y Panamá, entre otras (p. 77).

[4] Muchos calificaron a Luis Alberto Sánchez como al “Doctor Océano” del siglo XX. Cabe indicar que se conoció como “Doctor Océano” a Don Pedro Peralta Barrionuevo Rocha y Benavides, poeta, teólogo, abogado, geógrafo y matemático del siglo XVIII. También fue tres veces rector sanmarquino entre 1715 y 1717, cuando el cargo se ejercía anualmente. Sánchez escribió un libro sobre él.

[5] Originalmente, la entrevista se publicó en la versión impresa del diario El Comercio, el 6 de febrero de 1984. Luego fue publicada, durante el 2013, en su sección web Protagonistas del siglo XX. Sin embargo, tiempo después, se eliminaron los contenidos.

 

Bibliografía:

  • CASTRO, M. (1984). “Entrevista a Luis Alberto Sánchez”. Diario El Comercio, 6 de febrero de 1984.
  • HILDEBRANDT, C. (2008). Cambio de palabras. Lima: Tierra Nueva Editores.
  • LÉVANO, C. (2000). “LAS a los 100 años”. Caretas, núm. 1640, 12 de octubre, pp. 72-76.
  • MACERA, P. (2001). “Luis Alberto Sánchez, el maestro mayor de la literatura”. En: Congreso de la República (Ed.). Cien años de Luis Alberto Sánchez. Homenaje del Congreso de la República. Lima: Autor, pp. 29-32.
  • MARTICORENA, M. (s./f.). “Comentarios sobre LAS”. Sistema de Bibliotecas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, disponible en: http://sisbib.unmsm.edu.pe/Exposiciones/LASanchez/Comentarios/Comentarios2.htm [consultado el 05-08-2018].
  • MÉNDEZ, O. (1966). La obra literaria de Luis Alberto Sánchez y su enseñanza en el 5to. año de media (Trabajo monográfico). Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • OJEDA, R. (2014). “Ensayos americanos. Luis Alberto Sánchez y la pasión por la cultura”. Pacarina del Sur [en línea], núm. 18, enero-marzo, disponible en: www.pacarinadelsur.com/home/senas-y-resenas/900-ensayos-americanos-luis-alberto-sanchez-y-la-pasion-por-la-cultura[consultado el 04-08-2018].
  • OYARCE, M. (1996). El comentario y los comentaristas en la radiodifusión nacional (Tesis). Lima: Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
  • PERÚ. CONGRESO DE LA REPÚBLICA (s./f.). “Apuntes para una biografía de Luis Alberto Sánchez. El rector sanmarquino”. Museo virtual del Congreso, disponible en: www.congreso.gob.pe/participacion/museo/visitavirtual/sala_luis_alberto_sanchez,  [consultado el 30-07-2018].
  • POLO, M. y VALLENAS, H. (2001). “Bitácora de una vida sin tregua”. En: Congreso de la República (Ed.). Cien años de Luis Alberto Sánchez. Homenaje del Congreso de la República. Lima: Autor, pp. 45-107.
  • SOTO, R. (2000). Luis Alberto Sánchez, escritor, maestro y político. Lima: Centenario.
  • SÁNCHEZ, L. A. (1961). La Universidad no es una Isla…: un estudio, un plan y tres discursos. Lima: Ediciones Perú.
  • _____ (1969). Testimonio personal. Memorias de un peruano del siglo XX (vols. 1-3). Lima: Ediciones Villasán.

 

Cómo citar este artículo:

SOSA  VILLALTA, Eduardo, (2018) “Luis Alberto Sánchez: tres veces rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos”, Pacarina del Sur [En línea], año 10, núm. 37, octubre-diciembre, 2018. ISSN: 2007-2309.

Consultado el Martes, 13 de Noviembre de 2018.

Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1685&catid=5

Si deseas colaborar con nosotros, lee las indicaciones para publicar