Rastros familiares: José María Eguren, orígenes y trayectoria de la familia Eguren en el Perú

Margarita Roel Mendizábal

 

López Eguren, Isabel Cristina. (2021). Independiente. 269 páginas: ilustraciones (algunas en color), retratos, facsímil; 24 cm.
Palabras preliminares de Osmar Gonzales Alvarado.

 

 

 

En mis afanes de buscar información acerca del poeta José María Eguren, me he topado con la sorpresa de descubrir el libro escrito por una persona con quien trabajé en la Biblioteca Nacional del Perú y de quien nunca pensé que pudiera realizar un trabajo de esta índole.  Lo primero que me sorprendió fue descubrir un estudio que, más que una estéril y simple historia familiar, plagada de adjetivos y alabanzas positivas, fue una investigación que busca demostrar cómo el entorno familiar influye en la formación de sus miembros y, en este caso, de un poeta como fue José María Eguren, tío bisabuelo de la autora. Esta historia se construye en base a la “microhistoria” de los más importantes miembros de la familia, los cuales se vincularon con los sucesos de la historia del Perú empezando desde el primer Eguren que llegó a estas tierras, a inicios del siglo XIX, llegando hasta la primera mitad del siglo XX, con las sobrinas del poeta que laboraron en la Biblioteca Nacional. Ello nos permite descubrir cómo esta familia participa de una manera activa y, en algunos momentos de un modo muy destacable, en la sociedad peruana, desde los más altos cargos de la administración pública hasta en los pequeños espacios del mundo cultural, sea a través de la producción literaria como en los espacios de la Biblioteca Nacional, recurriendo para ello al archivo documental familiar.

El riesgo que corre el escritor al estudiar la historia de su propia familia es que se presta a la tentación de la autoalabanza familiar, tal como lo reconoce la autora al declarar encontrarse en “una situación límite entre los sentimientos afectivos y el interés que despierta una investigación histórica y genealógica” (p. 18); sin embargo, se esfuerza por distanciarse de los afectos y busca estudiar la historia familiar de la manera más objetiva posible, algo que logra en la mayor parte de su trabajo. Gracias a ello, la autora nos permite también descubrir una “cartografía de lo social” (Man, 2013, p. 169), en base a elementos que comúnmente pasarían desapercibidos e ignorados en la historia familiar.

Este libro es también una gran oportunidad para los investigadores al poder tener a la documentación familiar de los Eguren que, de otra manera, no se podría acceder fácilmente.  Esta documentación no solo nos narra la historia de una familia, sino también las reglas y las costumbres sociales de una época. El libro se organiza en base a personajes centrales de la familia (especialmente masculinos), iniciándose desde el primer Eguren que llegó al Perú, como fue Andrés de Eguren. Luego continúa con José María Eguren y Cáceda, padre del poeta, quien se iniciará como servidor del Congreso, y su participación durante la Guerra del Pacífico; junto a él, surge la historia de su hermano Baltazar y la de los hermanos de su esposa, Eulalia Rodríguez Hercelles, con una importante participación patriótica.

El tercer capítulo se refiere a los hermanos del poeta y, en especial, de Jorge Luis e Isaac Manuel. De este narra cómo consolidó la hacienda Chuquitanta, y fue también alcalde del distrito de Carabayllo. El libro desarrolla sobre todo la vida de los miembros más importantes de la familia, como son Jorge Luis Eguren y José María Eguren. Al primero lo muestra como un hombre multifacético e intelectual quien influiría enormemente en el hermano poeta en su inclinación literaria; así también nos habla de los altos cargos que obtuvo durante el gobierno del presidente Andrés A. Cáceres, de su participación en la Guerra del Pacifico, de su actividad política, de las actividades diplomáticas y de sus intereses intelectuales.

Al poeta José María Eguren, la autora le dedica un capítulo aparte, y nos refiere aspectos desconocidos, rompiendo muchos los estereotipos construidos durante décadas; lo “deconstruye” y echa abajo varios mitos construidos a través del tiempo a causa de interpretaciones malintencionadas. Entonces, el poeta deja de ser el personaje solitario, triste, distanciado de la familia, para convertirse en un ser más humano y cercano al lector. Es decir, la autora “desmitifica” al poeta, pero en el sentido positivo, y nos revela mucha información completamente desconocida sobre el escritor.

El texto concluye hablando de uno de los hijos de su hermano Isaac, de sus actividades laborales en la hacienda, y de su papel como contador en la Biblioteca Nacional del Perú, hasta finalizar con las hijas del propio Isaac, Josefina y María Isabel, y sus aportes como bibliotecarias en dicha institución.

El libro que reseñamos, además de aportarnos con documentación muy valiosa e inédita sobre la familia Eguren y, especialmente, del poeta José María, se enriquece con la reproducción de los documentos, así como de algunas fotografías, acuarelas y dibujos inéditos del poeta que nunca han sido exhibidas al público, resultando un deleite a la vista, demostrando una vez más que era un gran poeta y pintor.

Si bien aún han quedado algunos espacios vacíos en esta historia, pues un estudio de esta índole nunca es completo, y que ha quedado interrumpido ante la repentina muerte de la autora (1969-2021), este trabajo es un gran aporte para la historia peruana y, especialmente, para la literatura de nuestro país, siendo un libro imprescindible y de lectura agradable y didáctica, algo poco común en trabajos de esta índole.  

 

Cómo citar este artículo:

Roel Mendizábal, Margarita (2023) “Rastros familiares: José María Eguren, orígenes y trayectoria de la familia Eguren en el Perú”, Pacarina del Sur [En línea], año 15, núms. 50-51, enero-diciembre, 2023. ISSN: 2007-2309.

Consultado el Sábado, 15 de Junio de 2024.

Disponible en Internet: www.pacarinadelsur.com/index.php?option=com_content&view=article&id=2104&catid=12